This movie requires Flash Player 9
MENU

Comentarios (3) Pruebas y Contactos

Probamos Fiat Strada Working CD 3p. Versión de entrada de gama

Sí. Comencemos aclarando los tantos. Estamos hablando de la versión doble cabina más barata de la gama Strada. ¿La base? Es la misma, claro, pero las diferencias estéticas, que en los papeles no son tan importantes, a primera vista se aprecian. Claro, no se puede tenerlo todo. Si queremos un vehículo con caja, con la posibilidad de llevar gente atrás (niños), y precio accesible, en esta versión encontraremos lo que buscamos.Y así como esta versión Strada Working CD 3p tiene un precio de $ 141.900 al momento de hacer esta nota, en el otro extremo, Adventure CD 3p Extreme, llega a los $ 181.000, casi $ 40.000 de diferencia que pueden justificarse o no de acuerdo a que preferencias y gustos se tengan en cuenta (claro que no es solo el plus de detalles estéticos, sino equipamiento y motor tambien).En Argentina, Strada avanza lentamenten, aumentando ventas y liderando el segmento, desde hace algunos años. En comerciales, y acumulado noviembre 2014, lidera Toyota Hilux con 26.204 unidades, siguen Ford Ranger y Volkswagen Amarok, los 2 furgones del grupo PSA y 6º lugar para Fiat Strada, con poco menos de 7.000 unidades. Claro que si el panorama es bueno para Strada en Argentina, es inmejorable en Brasil, donde lidera el segmento comercial con 140.000 unidades (Sí, cientocuarentamil). VW Saveiro queda segunda con 73.000 unidades y como referencia, Toyota Hilux vendió 38.00o en igual período. Realidades dispares en ambos mercados.Pero comencemos a desmenuzar esta económica versión de Strada que Fiat trae al país desde Brasil, país donde además, se vende una versión Adventure con el motor 1.8 E.torQ de interesantes 130 CV, no disponible en Argentina. Y arrancamos por el diseño exterior, claramente agradable, a pesar de lo despojado que parece a primera vista, sobre todo si tenemos presente en nuestras retinas la “recargada” versión Adventure.

Sin dudas, los paragolpes negros no le quedan bien a modelo alguno, y Strada no es la excepción, este solo ¿detalle? la hace bastante precaria. ¿Costo?, ¿Posicionamiento? Tal vez un poco de ambos, pero el resultado es el lógico, deja gusto a “pobre”. Si bien las tazas van en el mismo camino, disimulan bastante su presencia, pudiendo disfrazarse de llantas de aleación sin mayores recelos. No sé si es real o un efecto, pero da la sensación de más proporcionada que la anterior, con una interesante distancia entre ejes, algo en lo quizás también colabora el nuevo formato de ópticas posteriores.Un detalle que le da personalidad, aunque no convence del todo (solo cuestión de gustos) es la ventanilla lateral trasera que “sube” hacia atrás. Bien por las barras laterales en techo, aunque menos ostentosas que en Adventure, cortan lo espartano del resto. Cubiertas GoodYear GT2 de uso mixto (no exactamente) y llantas de chapa en tamaño 175/70R14, perfil alto, lógico para su uso. Para completar el perfil, línea de cintura baja, buena superficie vidriada.En el frontal encontramos un diseño logrado también, con ópticas de “poco diseño” para el estilo actual. El ya comentado paragolpes negro y ausencia de antinieblas en esta versión (no lo consideramos indispensable dado su espíritu) completan la vista. Podríamos criticar el exceso de “rejillas” plásticas, pero en todo caso es una apreciación sutil. Vamos al sector trasero. Con las nuevas ópticas y portón, su diseño es más compacto y aprobamos la ausencia de plásticos que suelen recargar el sector.

Bienvenido apoyapie metálico. Tapa de caja con cerradura y apertura desde el logo Fiat. Leyenda “Working” de gran tamaño, rozando el mundo “tunning”. Rueda de auxilio en caja muy expuesta, sin candado o cierre de seguridad (fácilmente solucionable comprando un candado pequeño en el orificio previsto o cadena con otro de mayor tamaño, aunque los “cacos” se las ingenian para robar lo que sea..).Nos disponemos a ingresar al habitáculo, lo que resulta sencillo por un buen tamaño de puertas y ángulo de apertura. Ubicarnos en la butaca es tarea simple. Butacas que cuentan con el tamaño apropiado, ni más ni menos. No esperemos la sujeción del Volvo S60 T6 que probamos hace un tiempo; sujetan bien para el uso habitual de Strada.

Mala nota para la falta de regulación en altura (mal común a muchos modelos de segmentos iniciales), potenciada por la -también- ausencia de regulación de volante. A pesar de esta importante limitación, la posición de manejo, sin ser buena, permite una conducción razonable. En la posición longitudinal más alejada queda todavía cerca del volante. Se puede minimizar -sutilmente- utilizando la regulación del respaldo, pero no es lo natural. Bienvenida altura media de butacas, no tan elvadas como en otros modelos. Detalle interesate: las butacas cuentan con funda con cierre para sacarlas y poder lavarlas.Excelente visibilidad lateral, lógicamente mejorable hacia atrás. Buen espacio para pasajeros delanteros. Diseño espartano del interior y con “un par de añitos encima” como diría Páez en “Del 63”. Consola central con salidas de ventilación -muy- bajas y climatizador manual con forzador de aire ruidoso, defecto que viene de sus antepasados. Comando de caja muy a mano, bienvenido y Radio/CD Sony que no nos gustó en los otros modelos probados que la equipaban y no es la excepción en esta Strada. Sonido bueno (depende en realidad más de los parlantes), pero muy poco práctica, con comandos muy pequeños y poco intuitivos. Problema resuelto en las versiones superiores con audio integrado.La calidad de terminación en general es la esperable en el segmento y precio. Materiales duros y algunos encastres mejorables. Contrapuertas con insertos en tela y doble portaobjetos (bien), los que se agregan a otros pequeños distribuidos en el habitáculo. El tablero es -muy- sencillo pero a la vez muy fácil y rápido para leer, algo muy importante, y que muchas veces se deja lado en pos del “diseño”. A ambos lados del velocímetro central, rpm y temperatura de agua (otro bienvenido en tiempos modernos). Sector central digital con la hora y computadora de a bordo con la info esperable, total y parcial. Dos críticas sutiles: cuenta con un solo parcializador y la indicación de autonomía se confunde con el odómetro (la descubrimos al rato). Como en casi todos los modelos (y de precios bastante superiores) con mucha luz exterior se pierde visibilidad en los indicadores digitales.

Excelente grip y tamaño para el volante, muy cómodo. Parasol derecho con espejo. Al lado de balizas (excelente posición pero mejorable accionamiento) encontramos el habitual comando Menu Fiat para la configuración de la computadora de a bordo, beep sí/no, limitador de velocidad (alarma de superación en límite preestablecido) y días para el próximo service. Tapa de tanque de nafta sin llave ni apertura interna, cualquiera puede abrirla. Cómodo y peligroso.El equipamiento no es profundo, algo lógico teniendo en cuenta el posicionamiento en precio que le dió Fiat a esta versión Working, que como su nombre lo indica, privilegia el trabajo y el precio razonable, en detrimento de equipamiento. Aire Acondicionado, levantavidrios y espejos eléctricos, dirección asistida, doble Airbag, ABS y no mucho más. Pasemos atrás. No hace falta contorsionarse para acceder a las plazas traseras. Espacio bueno para 2 personas (no adultos) a lo ancho, no tanto a lo largo, donde muestra su principal limitación, salvo que se trate de niños, que viajarán con razonable comodidad. Por otra parte el sector cuenta con 2 apoyacabezas e idéntica cantidad de cinturones. Cojín con buena altura al suelo, permite una posición relajada de piernasButacas delanteras permiten pasar los pies por debajo, mejorando la comodidad y luneta trasera con apertura.

En la práctica no encotramos necesario abrir la tercera puerta lateral, si bien mejora el acceso; es bueno aún sin abrirla, aunque siempre es un plus. Tener en cuenta que debe cerrarse primero la trasera y luego la delantera, al revés no se puede. Pasamos al vano motor. Buena presentación de la planta motriz, con varillas y líquidos muy a mano. Aplausos.Aislamiento acústico que contribuye a la baja sonoridad interior. Y hablando del motor, estamos ante un 1.4 litros, naftero, 8 válvulas, de 87 CV, algo ruidoso, pero nada para preocuparse. Curva muy pareja, aunque parece despertarse levemente a partir de las 3000 rpm, con un muy agradable ronquido, más propio de un deportivo. Con esos contenidos caballos, el A/A lógicamente inyecta pereza a la respuesta del impulsor. De todos modos, en uso citadino, responde perfectamente, elástico, ayudado por un caja precisa (aunque de accionamiento algo gomoso), permitiendo circular siempre en una marcha más alta, bajando el consumo. Circulamos en 5ª a 60 km/h sin tironeos.Insistimos, muy buen andar en ciudad, con una suspensión trasera algo áspera pero muy confortable en general. En ruta aparece ruidos eólicos y de motor, aunque a velocidades no legales, y para las que no fue diseñada Strada. Aun así, mantiene el buen confort de marcha en dichas circunstancias. En cuanto al consumo, es contenido, con valores entre 11 y 12 km/l  en ciudad y 15 km/l en ruta a 110 km/h. Volvemos a un tema recurrente en Automotiva, lo subjetivo del consumo en ciudad. En un trayecto conseguimos 15 km/l (todo a favor: pendiente, tránsito bajo, semáforos en verde y uso razonable del pie derecho) y en otro 9 km/l (condiciones inversas), pero el promedio arriba mencionado es fácilmente conseguible.

La dirección es algo dura, no tan bueno en ciudad y muy bueno en el manejo rutero. Strada resultó muy estable para doblar, incluso llegando a manejos deportivos, poco propios de un utilitario. En caminos de tierra se mostró muy robusta, con una sensación de rigidez digna de mención.Conclusiones. Cada modelo tiene su novio, es así. Y Strada lo tiene. Es un modelo (esta versión Working CD 3 puertas) de precio relativo razonable, con la modularidad de contar con caja para el trabajo y habitáculo para transportar niños, equipamiento básico, muy buen andar en cualquier condición, consumos contenidos y diseño logrado, aun con la ausencia de aditamentos como el Adventure. Interesante opción, sin dudas.

3 Responses to Probamos Fiat Strada Working CD 3p. Versión de entrada de gama

  1. miguel martinez dice:

    Me gustó tu análisis…insisto: me gusta. pero la que mas me gustaría, seguramente, es la tope de gama.- Hoy hice el service de mi camioneta y me costó 3.700…o sea…que bueno tener un vehículo de estos…claro, depende el uso.- Gracias Coco, muy bueno

  2. gustavo dice:

    Muy buenos análisis de los vehículos que tratan, sobre todo me interesa el consumo en ciudad y ruta detallando velocidades. Siempre quise saber cuando se frabricará el grand siena familiar o rural o como lo quieran llamar, tengo uno con motor 1.4 y la verdad que estoy conforme a pesar de la poca potencia. Lo saludo y sigan analizando como de costumbre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *