This movie requires Flash Player 9
MENU

Comentarios (0) Actualidad

Nuevo Lexus GS 200t 2016. Refinamiento japonés

¿De qué estamos hablando cuando hablamos de Lexus (emulando a Calamaro y su “¿de que hablamos cuando hablamos de amor?”) Interesante oportunidad para recurrir nuevamente al eje de coordenadas de Automotiva, para ubicarnos en tiempo y espacio antes de “ir directamente al grano”.
Hacia fines de “los 80´s”
, los japoneses habían desembarcado exitosamente en Estados Unidos bastante antes, y contaban con opciones que comenzaban a gozar las preferencias del mercado, pero principalmente en segmentos iniciales. Hasta ese momento, ninguna de ellas si quiera se atrevía a pensar en incorporara alguna alternativa “menos generalistas”.

La que “plantó bandera” en un comienzo fue Honda (que ya vendía el Accord con bastante éxito), creando Acura, división “premium”, o que al menos intentaba acercarse a ese mundo, casi exclusivamente dominado por alemanes y británicos. Y comenzó con el Legend (nombre de gran peso), modelo que inició el proceso de participación de las japoneses en los segmentos más altos y exclusivos.Luego tomó la posta Lexus (by Toyota), con el LS 400, que se convirtió en “el sedán de lujo” para muchas familias norteamericanas. Y también en ese 1989, Nissan descargaba sus intenciones “luxury” con Infinity, su división premium. Todas ellas, pensadas inicialmente para Estados Unidos.Lexus fue ampliando su portfolio conforme el mercado -inicialmente norteamericano- la adoptaba como una de sus marcas preferidas. Si bien ya los japoneses eran considerados com de una calidad constructiva sin fisuras, aunque con equipamiento y diseño un poco detrás, Lexus (y las otras 2 mencionadas) incorporaba justamente más diseño y refinamiento. Y el éxito de Lexus continuó ascendiendo, desplazando de escena a las históricas norteamericanas (y marcando el inicio de la debacle de las 3 grandes de Detroit, que hoy, tras haber dejado en el camino pérdidas y marcas, muestra una realidad bastante saneada y superada).
Lexus vende hoy en Estados Unidos
(sigue siendo su principal mercado) distintos modelos que cubren casi todo el segmento medio y alto.

En sedanes, IS (desde USD 37.000), ES (USD 38.000), GS (USD 48.000) y LS (USD 72.000), con una variante hibrida a USD 120.000. Debe recordarse que Toyota, su propietaria, es líder mundial en híbridos.

Y en SUV, NX (USD 35.000), RX (USD 41.000), GX (USD 50.000) y LX (USD 83.000). Deportivas coupés como RC (USD 42.000). IS-C (USD 43.000) y el híbrido CT-h (USD 31.000). También cuenta con variantes “performance”, series exclusivas de modelos que compiten en distintas categorías deportivas, como el GS-F, con un motor V8 de 5.7 litros y 475 CV. Y podríamos agregar al RC-F (USD 62.000) o el exclusivo -y imitado- LF-A, con 552 CV. Lo que se dice, un “amplia gama”. Aunque siempre estuvo cerca (hoy no tanto) de Argentina, oficialmente no se vende en nuestro país.En el próximo Pebble Beach Concours d´Elegance 2016, que comenzará el próximo 16 de agosto, Lexus presentará el GS 2016, con esta nueva variante GS 200t, que da inicia a la nueva generación del exitoso modelo, si bien se trata de un restyling moderado. El modelo, que cuenta con tracción trasera, también incorporará luegolas versiones GS 350 (V6 3.5L y 310 CV) y GS 450h, híbrida, con la misma base naftera, sumando un motor eléctrica y entregando nada despreciables 335 CV, con un consumo muy bajo para su rendimiento.El motor elegido en esta versión de entrada de gama es un 2 litros de 240 CV, con turbocompresor. La caja es automática de 8 relaciones. El equipamiento es generoso, sobre todo en seguridad. Pre-collision System, Pedestrian Detection, Lane Assist, Automatic High Beam, Dynamic Radar Cruising, y más. En seguridad pasiva, destacan los 10 Airbaga.

Respecto al diseño, como el resto de la gama Lexus (autos) , es más bien conservador, sobre todo desde el perfil, mostrando un gran trabajo en diseño fundamentalmente en trompa y cola. Enorme parrilla que separa a las -muy trabajadas- ópticas delanteras, con una resolución del paragolpes que, vaya a saber porqué, nos recuerda a “Depredador” en su primera entrega. Cola que repite el fuerte diseño en ópticas, con una gama de pinturas “Mica” que lo hacen más refinado aún. En el interior no encontramos sorpresas audaces, ni se esperan en el segmento. Muy sobrio, con el detalle de reloj analógico. Muy logrado diseño.Lexus. La marca que elevó el -ya alto-  standard de Toyota y que le permitió ingresar al segmento de lujo, dando pelea en algunos casos a las premium germanas. Si bien Toyota Argentina estuvo muy cerca de lanzarla en Argentina (incluso vimos alguna unidad en concesionarios), está descartada en la actual ¿coyuntura? económico/impositiva. Me animo a arriesgar que, de cambiar la situación, podríamos contar con una gama reducida (un par de modelos) de Lexus en Argentina. Ojala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *